ESTATAL

“MARAS” SE INSERTAN EN CARAVANAS MIGRANTES

ASÍ LO RELATA JUAN N., QUIEN A SUS ESCASOS 20 AÑOS DE EDAD POR SEGUNDA OCASIÓN SALE DE SU PUEBLO NATAL EN HONDURAS EN BUSCA DE MEJORES OPORTUNIDADES .

Bertha Escalante | Fotos Daniel Esquivel.

Es una falacia que viajando en caravana los migrantes lo hacen de manera gratuita y segura, porque deben “hacer” lo que los organizadores quieran, a los hombres les cobran por utilizar el transporte o los apoyos que el gobierno de México les da a su paso, y si no obedecen “nos echan la policía”.

Lo anterior, aunado a que la caravana es una mezcla de personas, entre gente normal e integrantes de pandillas, principalmente “Maras”, lo que realmente no hace  tan seguro el viaje como pareciera porque además al salir se les promete que el viaje será en autobuses y finalmente es mucho lo que deben caminar.

Así o relata Juan N. quien a sus escasos 20 años de edad por segunda ocasión sale de su pueblo natal en Honduras en busca de mejores oportunidades, pero más por su seguridad, por un lado estaba al acecho de los “Maras”, y por otro de la Policía por temor a que lo confundieran.

Juan decidió junto con cuatro compañeros, quedarse en San Luis Potosí, ya no anhela el sueño americano, para el conseguir un trabajo y enviar dinero a su familia es ganancia después de la larga travesía que por segunda ocasión padece.

“Tengo un hermano en Estados Unidos, la vez pasada me ayudo pero solo llegue a Saltillo, ahora no pienso seguir, me quedare a trabajar en una empresa donde ya conseguí, solo espero a que me manden los papeles porque en el camino perdí los que traía”.

Juan se separó de la caravana en Tierra Nueva, para segur solo su camino, cuenta que las caravanas son organizadas tanto en Honduras como en Guatemala por grupos de personas que primero juntan gente y “mandan un grupo y luego otro y así, como si se dedicaran a eso”, pero con gente revuelta, “gente de toda incluso Maras”.

Con información de Bertha Escalante | Fotos Daniel Esquivel/El Sol de San Luis.

 

MÁS POPULARES

Arriba