Nacional

CARAVANA MIGRANTE LOGRA ROMPER EL CERCO

EFECTIVOS DEL INM Y GN FUERON SUPERADOS EN CHIAPAS

Tapachula, Chiapas.- A pesar de que unos 200 agentes antimotines de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM) intentaron frenar la caravana de migrantes que partió la mañana del sábado de Tapachula, los efectivos fueron superados en número, aunque en el choque un menor fue herido.

El contingente caminó en total 14 kilómetros y llegó al poblado Álvaro Obregón, perteneciente al municipio de Tapachula, Chiapas, para retomar camino este domingo.

La caravana de migrantes partió de Tapachula cerca de las ocho de la mañana, con un contingente de más de 3 mil migrantes originarios de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Cuba, Haití y Venezuela, quienes por varios meses permanecieron en espera del resultado del trámite migratorio y la cita para la solicitud de asilo ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

El contingente integrado por hombres y mujeres embarazadas, y con sus hijos en brazos, iniciaron la caminata con los primeros rayos del sol, encabezados por los activistas Irineo Mujica, de Pueblos Unidos Migrantes, y Luis Rey Villagrán, de Dignificación Humana.

La marcha tiene por objetivo llegar a la Ciudad de México para acudir a la Cámara de Diputados y al Senado, a fin de solicitar que otorguen una solución a la crisis migratoria que se registra en la frontera sur, así como que se brinde certeza a los extranjeros que huyen de la violencia, pobreza, desastres naturales y abusos de derechos humanos.

INTENTAN FRENAR SU PASO

El contingente caminó por más de dos horas unos ocho kilómetros, donde ya los esperaba una valla humana de agentes federales en el retén de Viva México, así como varios camiones para transportar a los que lograran detener.

Eran cerca de las 11 de la mañana cuando la caravana migrante tomó un descanso de 10 minutos a 200 metros de la valla compuesta por agentes de la Guardia Nacional y del INM.

La cabeza del contingente de migrantes hizo una cadena humana y avanzó entre gritos de “¡libertad, libertad!”, hasta donde los policías hicieron una valla con sus escudos y, por la fuerza y entre empujones los migrantes lograron romper el cerco y abrirse paso.

Durante la trifulca, un menor identificado como Alejandro, de cinco años, de origen guatemalteco, recibió un golpe accidentalmente en la cabeza con el escudo de uno de los policías, pero fue atendido en el lugar por elementos del grupo Beta del Instituto Nacional de Migración, sin que pasara a mayores.

Superados en número, los agentes federales no tuvieron otra opción más que dejar pasar al contingente de migrantes.

 

MÁS POPULARES

Arriba