Internacional

CELEBRARON 90 AÑOS DEL IMPONENTE MONUMENTO A CRISTO REDENTOR

SE LEVANTA SOBRE LA CIMA DEL CERRO DEL CORCOVADO EN RÍO DE JANEIRO, BRASIL.

CONDICIONES CLIMATOLÓGICAS OBLIGARON A FESTEJAR LA IMPORTANTE FECHA SIN LAS HABITUALES MULTITUDES.

El Cristo Redentor, la imagen más representativa de Brasil, conmemoró este martes sus 90 años lejos del cerro del Corcovado, donde se levanta, y sin los miles de fieles que año tras año suelen acompañarle en su aniversario.

Las condiciones climáticas de Río de Janeiro, que vive un frente frío en estos días, obligaron a trasladar los actos de la celebración a la Catedral de San Sebastián, en el centro de la ciudad, y a festejar la importante fecha sin las habituales multitudes que normalmente se registran este día, por la pandemia de la covid.

Ante la falta del Cristo, una réplica de su corazón fue ubicada en el altar de la Catedral de San Sebastián para simbolizar su presencia durante las conmemoraciones que comenzaron a tempranas horas de la mañana.

Una ceremonia litúrgica presidida por el arzobispo de Río, cardenal Orani João Tempesta, fue el acto principal del festejo, en el que también se recordó a Nuestra señora Aparecida, considerada la patrona de Brasil por la Iglesia católica, que también celebra su día en esta fecha.

Durante el evento también se presentaron las medallas y la colección de estampillas conmemorativas por los 90 años del Cristo. Fue un acto sobrio y modesto, al que solo asistieron autoridades públicas y religiosas.

El imponente monumento, que se levanta sobre la cima del cerro del Corcovado, es una de las siete maravillas del mundo moderno y el principal atractivo turístico de Brasil. Fue construido en cinco años e inaugurado el 12 de octubre de 1931.

De estilo “art déco”, la estatua de 38 metros (unos 13 pisos) pesa 1.145 toneladas, está elaborada en concreto armado y revestida completamente con millones de triángulos de 3 centímetros de esteatita (piedra de jabón), un material resistente a la erosión.

El más importante monumento de Brasil está levantado a 720 metros sobre el nivel del mar y fue diseñado para resistir vientos de hasta 250 kilómetros por hora, una capacidad cuatro veces superior a la media registrada en la cima del Corcovado.

La obra, que combina ingeniería, arquitectura y escultura, enfrentó difíciles condiciones para su construcción, que incluían trabajar sobre una base en la que casi no cabían los andamios, soportando fuertes vientos junto a un profundo precipicio.

MÁS POPULARES

Arriba